Temor ante el avance de la plaga que mata al olivo

Aunque es difícil, por la diferencia de temperaturas, no es imposible que la Xylella fastidiosa, la enfermedad que está matando olivos y afectando a todo tipo de cultivos en Italia, pueda llegar a Rioja Alavesa y otras zonas del norte del Estado. De hecho, en Francia, ya se han comenzado a tomar medidas preventivas y ayer mismo la Comisión Europea trataba este problema en una reunión celebrada en Estrasburgo. Dadas las circunstancias, desde la Mesa del Aceite y el Olivo de Rioja Alavesa -organismo nacido para auspiciar una Denominación de Origen para el aceite alavés- se ha decidido apostar por la calma. De hecho, según sus registros, en la comarca oleícola por excelencia del territorio histórico y del conjunto de la CAV no hay ningún riesgo, de momento. Sin embargo, como más vale prevenir que curar, desde el citado foro también se ha decidido estar en contacto con las autoridades de Agricultura a nivel nacional, que reiteran los mismos llamamientos a la tranquilidad. En cualquier caso, en otros lugares como Valencia y Andalucía ya han saltado las alarmas y aunque no hay constancia de contaminación, se piden medidas preventivas.

Según el documento interno con el que trabajan los europarlamentarios del Estado, la Xylella fastidiosa es una bacteria con un enorme potencial patógeno sobre gran número de plantas y puede provocar la muerte de éstas. Se transmite por insectos vectores y provoca varias enfermedades de importancia económica, dependiendo de la cepa del patógeno, principalmente en cultivos leñosos como viñas, cítricos y olivar. También afecta de manera importante a diversos frutales de hueso, al cultivo del café y a plantas ornamentales. Su principal área de distribución se restringe al continente americano y, hasta 2013, no estaba presente en Europa. Sin embargo, en aquel año se declaró una alarma sanitaria al detectarse por primera vez en el continente un foco que afectaba a olivos, almendros y adelfas en el sur de Italia.

Investigaciones posteriores comprobaron que la enfermedad había llegando en barco por el puerto de Rotterdam y, desde allí, a la zona sur de Italia. Tras los primeros escarceos de la enfermedad, el país transalpino concluyó que se trataba de una cepa particular y que no era posible erradicarla a corto plazo, aunque las autoridades insisten en que en esta cepa no afecta a cítricos ni a la vid.

En una primera fase se aprobaron medidas a través de una decisión de la Comisión de 13 de febrero de 2014 para evitar la propagación, que a Italia le parecieron excesivas. Posteriormente se ampliaron con un importante refuerzo de los controles a la importación con una clara y amplia lista de productos afectados y con la prohibición expresa de importar plantas de café desde Costa Rica y de Honduras.

España, junto con Francia y otros Estados miembros, ha venido solicitando a la Comisión reiteradamente la adopción de estas medidas que incrementan el nivel de protección y disminuyen el riesgo para evitar la dispersión de la plaga a cultivos como el olivo, la vid o los cítricos. Por ello, el Estado ha venido informando de la situación a las comunidades autónomas.

Fuente:http://www.noticiasdealava.com/2015/05/01/araba/temor-ante-el-avance-de-la-plaga-que-mata-al-olivo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas Más Información.